10 trucos sencillos y económicos para tus zapatos

Hay zapatos para todos los gustos: de cuero, deportivos, de tacón, botas, sandalias y muchos más. Se estima que anualmente se producen 20.000 millones de pares de zapatos en el mundo y se tiran alrededor de 300 millones de pares.

Para disfrutar más tiempo con los zapatos que has usado mucho últimamente o para evitar problemas con los nuevos, te ofrecemos 10 consejos y trucos para que mantenerlos en buen estado o evitar que te aprieten, por ejemplo. 

shutterstock/Renovacio

1. Lijar la suela

Tener las suelas lisas es como caminar en la cuerda floja, especialmente las mujeres con tacones altos que solo pueden dar pasos cortos, o gente que en general lleva zapatos con suelas que no son antideslizantes, ya sea porque la suela está lisa a consecuencia del uso o porque su material no tiene ningún relieve.

Para contrarrestar este efecto, es aconsejable lijar un poco las suelas con lija para que el zapato sea más antideslizante.

2. Pegamento caliente en la suela

Otra manera de hacer tus zapatos antideslizantes es colocar pegamento caliente debajo de la suela. Basta con poner unas cuantas líneas en la suela y dejarla secar. Por supuesto, las líneas pueden tener algún diseño o forma: onduladas, en zigzag, o puedes escribir tu nombre con pegamento caliente. 

 

Ein Beitrag geteilt von Fibi's Tips (@fibistips) am

3. Jabón neutro contra ampollas

Debido a que con frecuencia los zapatos nuevos son duros e inflexibles, rozan algunas áreas de la piel y causan ampollas. Para prevenir esto, frota una barra de jabón neutro en el interior del zapato. Esto hace que el material sea más resbaladizo y no roce contra el pie.

4. Velcro para evitar rozaduras

La cinta adhesiva de velcro puede ser el remedio perfecto. Pega un pedazo del lado suave del velcro en el área del zapato donde hace presión el talón. Acolchar la zona evitará que se produzcan rozaduras. 

shutterstock/Brian A Jackson

5. Agua congelada contra zapatos demasiado apretados

 Mientras que el jabón neutro y el velcro contrarrestan las ampollas y talones adoloridos, el agua congelada combate el problema de raíz: un zapato que está demasiado apretado.

Pon una bolsa para el congelar alimentos dentro del zapato, hasta la punta, llénala con agua y séllala herméticamente. Debe haber la menor cantidad de aire posible entre el nivel del agua y el cierre de la bolsa. Coloca el zapato con la bolsa de agua en el congelador durante unas horas. El agua se expande y, por lo tanto, el zapato también.

pint2

6. Sustituir las plantillas

Si usted realmente necesita plantillas, pero actualmente no tienes ninguna en casa, puedes reemplazarlas por almohadillas de sujetador. Solo hay que introducirlas en los zapatos y los pies sentirán inmediatamente la acolchada diferencia. 

pint1

7. Aflojar nudos dobles muy apretados

Si no puedes desatar un nudo porque está demasiado apretado, no hay razón para desesperarse y acudir a las tijeras. Toma el cordón del zapato justo al lado del nudo y gíralo para hacerlo rígido. Luego empuja el cordón retorcido dentro del nudo para aflojarlo.

shutterstock/Lara Barrett

8. Polvo de hornear contra el chirrido de los zapatos

Si los zapatos crujen no por la suela, sino por el interior, quiere decir que hay humedad dentro del zapato. En este caso, aplícale una capa delgada de polvo de hornear en el interior. Retira las plantillas previamente.

El polvo de hornear absorbe la humedad y evita chirridos.

pint8

9. Cinturón de cuero como calzador

Un cinturón de cuero resistente también puede ser el sustituto de un calzador. Coloca el extremo perforado del cinturón en el zapato y sujeta el extremo con la hebilla. Después mete el pie en el zapato y saca el cinturón al mismo tiempo para que el pie se deslice suave y cómodamente en el zapato.

leather belt

10. Zapatos brillantes con limpiavidrios

Rocía los zapatos con limpiacristales y luego púlelos con un paño suave. Al igual que el vidrio de una ventana, el alcohol del limpiador de cristales elimina las manchas y las rayas antiestéticas.

shutterstock/nikkytok

Los zapatos nuevos no aprietan más, y los viejos quedan como nuevos: con estos consejos y trucos vas a estar preparado para cualquier eventualidad con sus zapatos.

Créditos:

brightside,

ARD

Comentarios

Más de Nolocreo