6 consejos para broncearse en la sombra

Cuando las temperaturas suben en primavera y verano, y el sol vuelve a brillar con toda su fuerza, muchas personas se sienten en su elemento. Los bikinis y los bañadores se desempacan rápidamente para absorber la mayor cantidad de vitamina D posible y obtener un bronceado espectacular.

Hoy en día, la piel morena es considerada un ideal de belleza en muchos países. No es de extrañar que, además de nadar en el mar, la mayoría de los veraneantes busquen un bronceado uniforme desde que comienzan sus vacaciones de verano. Sin embargo, suelen dejarse llevar por la emoción y exponer su piel al sol ardiente demasiado tiempo. El resultado es que al final te pareces más a una langosta que a la reina del carnaval de Río de Janeiro, esto sin mencionar los peligrosos daños a largo plazo...

Instagram/annia.paczynska Pinterest

Para prevenir las desagradables y dolorosas consecuencias de haber tomado el sol demasiado, además del envejecimiento prematuro de la piel, aquí tienes 6 consejos para broncearte de forma más suave y saludable en la sombra.

1. La protección solar es indispensable

Aunque la radiación UV del sol en la sombra se reduce entre un 50 y un 70 por ciento, debes protegerte de ella con un crema bloqueadora. Es difícil determinar que tan fuerte es la intensidad de la radiación solar, ya que la hora del día y el grado de nubosidad del cielo influyen en ella. Especialmente en pieles sensibles, deben aplicarse los productos adecuados para proteger la piel, de lo contrario también se pueden producirse quemaduras en la sombra.

 

Ein Beitrag geteilt von Parent Daze (@parentdaze) am

2. Busca un lugar con sombra uniforme

Además de proteger la piel con bloqueador solar, debes colocar tu toalla o camastro estratégicamente. Después de todo, no todas las sombras son iguales: por ejemplo, si hay arbustos y árboles alrededor del lugar elegido y se proyectan sombras de diferente densidad, pueden salirte manchas en la piel. Por lo tanto, es mejor buscar un área con sombra uniforme o instalar una sombrilla cuya sombra cubra todo el cuerpo.

3. Nunca olvides una botella de agua

También al broncearse en la sombra se debe prestar atención al consumo de líquido, porque el cuerpo pierde agua no solo con la luz solar directa. Además, el bronceado recién obtenido dura mucho más tiempo en un cuerpo bien "regado".

Pixabay

4. Moverse durante el bronceado

Broncearse mientras descansas es muy agradable, pero es aún mejor mantener el cuerpo en movimiento mientras te bronceas. Correr debajo de la sombra de algunos árboles o jugar al fútbol con los amigos no solo aporta entretenimiento, sino también un bronceado más uniforme. En cambio, cuando uno permanece acostado, la radiación UV también puede llegar a partes ocultas del cuerpo y provocar tonalidades disparejas. 

5. No subestimes el efecto espejo

Mucha gente ignora durante sus vacaciones de playa el efecto espejo del agua. La superficie clara de un lago o mar refleja los rayos del sol directamente sobre los objetos o los cuerpos de los bañistas, de modo que su piel está aun más expuesta a los rayos UV. Si bien puedes utilizar este efecto para oscurecer la tez más rápidamente, debes tener cuidado de no excederte. Puedes estar dentro o cerca de un cuerpo de agua para beneficiarte de este efecto incluso en días con cielo nublado o sombra.

Zandvoort Strand

6. El cuidado después del bronceado

La protección contra las quemaduras solares es tan importante como el cuidado posterior. Vale la pena invertir en una loción hidratante para el cuerpo o un buen producto para después del bronceado y, de paso, mantenerlo mucho más tiempo. Incluso en los días posteriores, la piel debe estar siempre hidratada.

 

Ein Beitrag geteilt von elisab91 (@elisab91) am

Con estos consejos, nada puede salir mal durante las vacaciones o el fin de semana tomando el sol. Este tipo de bronceado requiere más tiempo pero tiene menos riesgos. ¡No te dañes la piel!

Créditos:

desired

Comentarios

Más de Nolocreo