El bolsillo más pequeño de tus vaqueros tiene una función específica. ¡Alucinante!

A través de los años los han usado los vaqueros, los buscadores de oro, los motociclistas y otros rebeldes. Actualmente, todo el mundo los lleva. Incluso ocupan muchas de las páginas de las revistas de moda más renombradas. No importa cuánto hayan cambiado los tiempos, ellos siguen siendo los mismos: claro, nos referimos a los jeans. Los pantalones más famosos de todos los tiempos se fabrican en una gran variedad de formas y estilos: clásicos, desteñidos, rotos, de tiro alto, rectos, estrechos, y un gran etcétera. Pero más allá de su apariencia, todos están fabricados de la misma tela resistente que los hizo tan populares. 

 

Los pantalones que conocemos actualmente como jeans fueron inventados por Jacob Davis, un letón que emigró a Estados Unidos para buscar fortuna durante la "fiebre del oro" a finales de 1800. No tuvo mucha suerte buscando este metal, pero logró hacer dinero cuando se le ocurrió la idea de empezar a hacer y vender pantalones hechos con la misma tela robusta que se usaba para construir las tiendas de campaña de los mineros. Al principio, esta resistente pero ligera tela se producía en Génova, Italia. De ahí el nombre de "jean", ya que así suena Génova cuando se pronuncia con acento inglés. Davis le compraba el material a un inmigrante alemán de 23 años llamado Levi Strauss.

 

Al poco tiempo, los pantalones de David se convirtieron en un éxito. El duro estilo de vida del oeste requería ropa resistente, y estos pantalones eran justo lo que la gente necesitaba. Davis y Strauss muy pronto unieron esfuerzos y fundaron Levi Strauss & Co. Patentaron su producto el 20 de mayo de 1873.

Unos 70 años después de su invención, los jeans experimentaron una especie de renacimiento cuando la juventud estadounidense empezó a usarlos. Pasaron de ser los típicos pantalones de trabajo a un símbolo de libertad y rebeldía. Lento pero seguro, los jeans pasaron a formar parte del guardarropas de la gente de todos los estratos sociales. Actualmente, podemos encontrarlos en casi todos los armarios y cajones de la gente de los habitantes de las ciudades.

 

Pero ¿sabemos en realidad todo lo relacionado con los vaqueros? Aquí tienes tres hechos acerca de esta famosa prenda que podría cambiar tu opinión sobre tus Levi's, Kaporall, Salsa, Diesel...

1. El bolsillo más pequeño en uno de los lados

¿Para qué sirve este pequeño bolsillo?

 

¿Qué sueles poner ahí dentro? ¿Llaves, monedas?

En realidad, este pequeño bolsillo lateral tiene un uso específico. Este vídeo muestra un montón de divertidas posibilidades, pero al final revela la verdad... ¡Sorprendente!

Antes de que se inventaran los relojes de pulsera, las personas guardaban sus relojes en el bolsillo de la chaqueta. Debido a que la mayoría de la gente no llevaba puesta su chaqueta mientras trabajaba, David y Strauss agregaron un bolsillo más pequeño a sus jeans. ¡Muy listos!

 

2. Pequeños botones de metal

Uno podría pensar que esos "botoncitos" están ahí para darles un toque de estilo a nuestros vaqueros.

 

Pero la razón original es mucho más práctica. Cuando David fabricó los primeros pantalones, tuvo la idea de ponerles unos remaches de cobre que ya había usado en diseños previos.

 

El propósito de estos remaches era conservar todas las partes cosidas en su lugar para que, incluso después de años de uso frecuente, los jeans no se cayeran a pedazos. ¡Son casi irrompibles!

Actualmente, la mayoría de las personas no necesitan un material tan robusto, así que los remaches son en realidad un elemento decorativo. Creo que a todos nos gustan, ¿o no?

3. El lavado de tus jeans

Casi siempre lanzamos nuestros jeans a la lavadora junto con la demás ropa. Pero ¿sabías que los vaqueros no necesitan ser lavados con mucha frecuencia?

"Un buen par de vaqueros no necesita lavarse en la lavadora, salvo en casos excepcionales o muy de vez en cuando", explica  Chip Bergh, presidente de Levi's.

Los jeans están hechos para ser usados sin necesidad de lavarlos, y un estudio lo ha demostrado. Los investigadores probaron varios pares de jeans y hallaron que tanto los que tenían dos semanas sin lavar como los que no habían sido lavados en 15 meses ¡presentaban la misma cantidad de bacterias! Sin duda, una forma maravillosa de ahorrar dinero en detergente.

 

Los vaqueros también se adaptan a la forma de nuestros cuerpos, así que cuanto más uses tus jeans, mejor te quedarán. Al lavarlos, la tela se encoge y su característica ajustable se pierde durante el proceso. 

 

Pero si no lavas tus vaqueros, van a empezar a oler después de un tiempo. Puedes eliminar esos olores desagradables dejándolos toda la noche en el congelador dentro de una bolsa de plástico. O puedes colgarlos en el cuarto de baño mientras tomas una larga ducha caliente. En ambos casos, asegúrate de colgarlos afuera para que se sequen y ventilarlos por al menos 30 minutos. ¡Adiós, malos olores!

 

Así que ahora que ya conoces sus secretos más profundos, nunca más volverás a ver tus jeans con los mismos ojos. En verdad, los vaqueros son mucho más que un par de pantalones. No hay muchas prendas de ropa que puedan presumir de tener tantas cualidades e historia. Yves Saint Laurent lo sabía muy bien cuando declaró: "Solo me arrepiento de una cosa. No haber inventado los jeans".  ¡Esto lo dice todo!

Comentarios

Más de Nolocreo