Corta una botella de vino justo por la mitad. Cinco minutos después, los vecinos se asomarán por la ventana para ver algo absolutamente inspirador

Quizás esto le ha pasado a todas las personas que han tenido plantas en casa. Te vas por una semana y cuando regresas te encuentras con un triste paisaje compuesto de plantas secas y moribundas.  

Hay algunas personas que insistirán en que las plantas no se han marchitado en absoluto. "¡Van a estar bien!", aseguran mientras transforman el fregadero de la cocina en un laboratorio de rehabilitación para plantas. Así es como tratan de reparar los daños de su ausencia. Pero a veces se equivocan.

Con este truco, podrás resolver el problema de una vez por todas: tus plantas seguirán frescas aunque no estés en casa. 

Vas a necesitar:

Así lo hacemos:

Coloca la primera botella sobre el cúter. Recuerda que la vas a cortar exactamente por la mitad.

Gira la botella poco a poco mientras haces una marca profunda y uniforme alrededor del cilindro. 

Ahora hierve un cuarto de litro de agua. Sostén la botella diagonalmente, con la boquilla hacia abajo, sobre un recipiente muy grande o sobre el fregadero de la cocina (ambos tienen que estar llenos de agua). Después vierte un poco de agua caliente de la tetera sobre la línea de la botella (¡ten cuidado de no quemarte!).

Ahora haz lo contrario: después de poner el agua hirviendo, vierte agua fría sobre la botella.

Así es, has acertado, hay que ponerle agua hirviendo una vez más. Casi siempre, el vidrio se rompe en la línea marcada en este paso, y la boquilla de la botella cae al recipiente o al fregadero lleno de agua. 

Lija el borde filoso hasta que quede suave.

Ahora haz un agujero pequeño en uno de los corchos con un taladro, de 3 a 5 milímetros será suficiente.

Pasa la cuerda por el orificio del corcho y deja dos puntas del mismo tamaño en ambos lados. 

Tapa la boquilla de la botella con el corcho. Coloca esta parte de la botella boca abajo dentro de la otra mitad de la botella. Después vierte el agua suficiente para cubrir el corcho.

Ahora todo lo que tienes que hacer es llenar la parte superior de la botella con tierra y sembrar la planta que más te guste.

¡Eso es todo!

Aquí tienes un vídeo muy útil:

Esto no solo salvará a tus plantas de morir de sed, también se convertirá en un pretexto perfecto para iniciar una conversación. ¡Que te diviertas!

Comentarios

Más de Nolocreo