Tips de limpieza: adiós, ¡caos en la casa!

Siempre lo mismo: cada vez que limpias, te propones no acumular tantas cosas en casa. 6 meses después, de nuevo aparecen decenas de botes de gel en el baño y centenas de revistas bajo el sofá.  

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von Maria (@konmariandme) am

Si tu apartamento está tan caótico que ya no sabes ni qué tienes, ha llegado la hora de limpiarlo a fondo. Encontrar el momento para empezar puede ser difícil, por lo que te presentamos la siguiente lista con objetos que debes sacar inmediatamente de tu hogar. Por supuesto, esto también se aplica a los apartamentos no caóticos: en estos también se acaban acumulando cosas inútiles. Libérate a ti mismo al liberarte de ellos.

En el baño

El baño es uno de los lugares centrales de una casa: allí empiezan y terminan las rutinas diarias. Los cosméticos y la ropa son los productos más vendidos: no es de extrañar, por tanto, que muchos armarios del baño estén repletos de champús y lacas de uñas. Es por ello donde debe comenzar nuestro adiós a productos innecesarios, antes de dirigirnos a otros cuartos. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von Alisha Bennie (@products83) am

1. Bisutería que no utilizamos

Tu joyero ya está a rebosar, pero solo te pones un par de pendientes y anillos. Es hora de deshacerte de esas cadenas y pendientes que no usas nunca. Pero sería una pena que acabaran en la basura. Puedes venderlos o preguntar a tus amigos si alguien está interesado. 

2. Cortina de ducha sucia

La cortina de ducha lleva colgando de tu ducha desde tiempos inmemoriales y lo cierto es que hace tiempo que quieres otro dibujo. ¡No hay piedad que valga entonces a la hora de limpiar y darle un nuevo y fresco look a tu baño! Los expertos aconsejan sustituir la cortina una vez al año o al menos lavarla a 30°C.

3. Muestras

De hoteles o perfumerías salimos muchas veces con muestras de pasta de dientes, jabón o perfume. Pero no tiene sentido cuando al final no usamos estos productos gratuitos. Revisa tus muestras, tira las caducadas y prepara los otros productos para tus próximas vacaciones. De paso, puedes aplicarte la siguiente regla: no vuelvas a tomar muestras hasta que se hayan agotado las de casa.

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von Vintage Fabric Addict (@vintagefabricaddict) am

4. Toallas viejas

Si también quieres depurar el baño, fíjate en las toallas. Es hora de jubilar las descoloridas o deshilachadas o reutilizarlas como paños de limpieza. 

5. Medicamentos caducados

Esos analgésicos que nos prescribió el doctor pero que, después del resfriado no volvimos a tomar, siguen vagando en el botiquín del baño. Sin excepción en este caso: fuera todos esos medicamentos que pasaron su fecha de caducidad y aquellos que ya no vamos a tomar por cualquier motivo. Puedes entregarlos, por ejemplo, en la farmacia. Allí se desharán de ellos adecuadamente sin ningún gasto para ti. 

6. Pintura de uñas seca

Es genial tener una gran colección de esmaltes de uñas: si la usas. Muchos, sin embargo, tienen algunos que solo se han aplicado una vez. Estos han de desecharse sin remordimiento de conciencia alguno. Si tienes colores que hace mucho tiempo no te aplicas o ya no te gustan, puedes regalarlos o usarlos para alguna manualidad. El barniz seco va a las otras cosas en el cubo de basura.

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von Nicole Weers (@tjshteach) am

En el salón

Sigamos por el salón. A primera vista, puede parecer ordenado, pero las estanterías ocultan a menudo zonas de polvo que no se han limpiado en mucho tiempo. Aquí seguro que también habrá algún que otro objeto para el cubo de la basura o mercadillo.

7. Revistas viejas

Las revistas ofrecen la oportunidad de informarnos sobre política o sobre la última de nuestra celebridad favorita. Sin embargo, una vez leídas, han de tirarse o regalarse sin remordimiento. Pese a las buenas intenciones de leerlas una vez más, esto raramente suele suceder. Normalmente se olvidan y se acumulan sin saber por qué. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von ladylotmore (@ladylotmore) am

8. Decoración vieja

Cuando acabe la Navidad, considera antes si vas a usar las decoraciones en las siguientes festividades. Todo lo que creas que no, puedes tirarlo o venderlo. Hay objetos que solo acumulan polvo y hacen la vida menos agradable.  

9. DVD y CD

Los nostálgicos van a protestar ahora mucho. Pero el resto lo saben: Spotify y Netflix son las sustitutas digitales de las estanterías de CD y DVD. Así que ya sabes: es la oportunidad de deshacerte de películas y música en los formatos antiguos. Una vez vendidos o regalados, te darás cuenta del espacio que estaban ocupando. 

Al dormitorio

El dormitorio tiene que ser un lugar para el descanso, lo que es imposible si las esquinas y estanterías están repletas de cosas innecesarias. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von Neta 👻 (@cozytumvlr) am

10. Ropa de cama vieja

Lo que ya dijimos de las toallas también sirve para la ropa de cama: las fundas de almohada que ya no combinan con la sábana, las fundas de edredón descoloridas... Todo esto puede tirarse o usarse como trapos de limpieza. 

11. Libros sin leer

¿Se te acumulan los libros en la mesita de noche o en la estantería? Ponte a la tarea enseguida. Haz dos pilas con los libros: una para los que aún quieras leer y otra con los que ya no te interesen. Las instituciones de caridad siempre se alegran de recoger libros; si no, puedes venderlos por Internet o en un mercadillo. 

 
 
 
 
 
Sieh dir diesen Beitrag auf Instagram an
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Ein Beitrag geteilt von Personal Stylist 👠 (@zodiestyles) am

12. Ropa sin usar

Con la ropa se puede proceder de la misma forma que con los libros. Regala la que no te vayas a poner o ya no te quede bien, o déjala en un contenedor de ropa vieja. Si no quieres tirarla, tus amigos o un mercadillo son una buena solución. Únicamente la ropa rota has de tirarla o regalarla a algún costurero aficionado. 

Si poco a poco vas ordenando tu casa así, pronto verás lo bien que te empiezas a sentir. Lo mejor es que no hay que hacerlo todo de una vez: cada día puedes ocuparte de una zona de casa. 

Créditos:

desired,

helpling

Comentarios

Más de Nolocreo