8 alimentos que casi todos comemos mal

 

Hay muchos alimentos que todos conocemos y comemos a menudo. Ya sea a través de los padres, amigos o la sociedad; desde muy temprano nos dicen cómo comer determinadas cosas. Los menos se hacen la pregunta de si es la forma correcta de comerlas o hay otras posibilidades. 

Por tanto, quizás hayas comido siempre los siguientes 8 alimentos de forma incorrecta durante años. ¡O al menos de forma más dificultosa!

1. Alitas de pollo

Qué perfecta es una noche con pelis y alitas de pollo, ¿cierto? Pero estas no solo pueden dejar manchas de grasa horripilantes, también sus huesecitos pueden ser peligrosos a la hora de masticar. Para separar la carne de los huesos fácilmente, toma la alita con ambas manos y gira los extremos en direcciones opuestas hasta que oigas un crujido. 

Ahora podrás sacar con facilidad el primer hueso sobresaliente.

Ahora sujeta fuerte el hueso y póntelo en la boca para comer toda la carne de un solo bocado. ¡Te quedarás con el hueso totalmente limpio!

2. Sándwiches

El sándwich es el clásico entre los clásicos. Pero si piensas que es imposible hacerlos mal, te equivocas. Y es que, no importa cómo pongas la rodaja de embutido, siempre sobresaldrá o no cubrirá el pan por completo. 

Corta una rodaja del embutido por el centro en cuatro mitades y coloca estas sobre el pan de modo que cada mitad toque los bordes. 

Cuando hayas repartido las 4 mitades de embutido, la rebanada de pan estará completamente cubierta y tampoco se habrá salido de los bordes. 

3. Huevos

A veces es difícil pelar los huevos duros. Para poder hacerlo fácilmente en el futuro, echa una cucharadita de polvo de hornear en el agua donde hiervas el huevo. De esta forma, el contenido de pH del agua sube y la cáscara se despegará fácilmente. 

Después de hervirlos, quita un trocito de la cáscara del huevo de ambos extremos. 

Toma el huevo en la mano y y sopla por uno de los agujeritos. 

El huevo se saldrá por sí solo de su cáscara.

4. Cupcakes

Los cupcakes no solo se ven bonitos, ¡también están riquísimos! Pero el glaseado dificulta comerlos bien sin mancharse la nariz. 

Pon el cupcake en posición vertical y córtalo con un cuchillo. 

Ahora pon el trozo cortado sobre el glaseado. 

Nuestro cupcake se ha convertido en un sándwich fácil de comer. 

5. Naranjas

Las naranjas son una fruta muy popular, con mucha vitamina C y ácido fólico. Pero, por muy ricas que estén, la piel es muchas veces complicada de pelar. El jugo se dispara en todas direcciones, los dedos se ponen amarillos y pegajosos y, en el peor de los casos, la pulpa queda hecha cisco. 

Para poner fin a este problema, corta las tapas superior e inferior de la naranja con un cuchillo. 

A continuación, corta la naranja de arriba abajo una sola vez. 

Después puedes desenrollarla y sacar fácilmente los trozos individuales de la piel. 

6. Pistachos

Los pistachos son otro aperitivo saludable. Tienen mucha vitamina B12 y un contenido alto en potasio. Pero no siempre son fáciles de abrir, sobre todo cuando las cáscaras están cerradas casi completamente. 

Si has tenido la mala suerte de toparte con uno de estos pistachos, usa la cáscara de un pistacho ya abierto para abrirlo. 

 Haz palanca con esta para hacerte con el regalito verde del interior. 

Desde ahora no tendrás que tirar más pistachos a la basura. 

7. Yogur

En el caso del yogur a veces nos encontramos la sorpresa de un poco de líquido arriba al abrirlo y puede producir asco. 

Por ello, muchos lo tiran por el fregadero. 

¡No lo hagas! Se trata del suero de la leche. Este no solo no es asqueroso ni dañino, sino que contiene mucho calcio, proteínas y vitamina B12, y tiene un efecto muy positivo en el cuerpo humano. Pero no tienes que beberlo: simplemente remuévelo con el yogur o agita este antes de abrirlo. 

8. Helado

Y, para finalizar, un truco para los golosos. Si vas a servir helado y tus invitados se quejan del tamaño diferente de sus porciones, simplemente corta el helado con un cuchillo. 

Para ello, voltea el envase del helado y despega este con cuidado. Ahora ya puedes cortar el helado en trozos grandes y servir. 

Aunque no sean las bolas de siempre, todo el mundo quedará contento con su porción de helado y nadie envidiará la de su vecino de mesa. 

Ahora te preguntarás por qué no se te ocurrieron estas ideas antes a ti. No solo ahorrarás tiempo, también tus amigos te mirarán sorprendido. ¿Cuál de estos alimentos has comido siempre mal?

Comentarios

Más de Nolocreo