8 trucos secretos para visitar el cuarto de baño

Todo el mundo lo hace, nadie habla de ello. En nuestra sociedad, ir al baño es un tema tabú. La historia nos muestra que no siempre ha sido así. Los antiguos romanos incluso se sentaban juntos en la letrina. Y en la Edad Media uno aliviaba sus ganas de ir al baño públicamente, en la calle y sin sentirse avergonzado.

Hoy en día al inodoro se le llama en inglés "rest room" (sala de descanso). La gente insiste en su privacidad y por lo tanto habla menos de sus experiencias en el trono de porcelana. Te contaremos 8 pequeños secretos sobre el baño que harán tu visita mucho más agradable.

1. Salpicaduras de agua

Los inodoros con cisterna incluida se han convertido en un estándar en todas partes hoy en día para evitar los molestos olores e infecciones. Pero es muy desagradable cuando la caída de nuestro "gran negocio" en el agua provoca salpicaduras y nos moja el trasero. La solución más sencilla es colocar unas cuantas hojas de papel higiénico y ponerlas en el agua antes de "tomar asiento".

2. Evita los ruidos desagradables

Para ahogar los ruidos desagradables en el inodoro, simplemente enciende la música de tu teléfono móvil y colócalo en el lavabo, que debe estar muy seco. La porcelana y la forma del lavabo permiten que el sonido se extienda en todas las direcciones y que el volumen cubra todos los demás sonidos.

3. Siéntate en la postura correcta

En realidad, el cuerpo humano está "hecho" para ponerse en cuclillas durante las evacuaciones intestinales con el fin de lograr un resultado óptimo. Sin embargo, la mayoría de las personas en nuestros países se sientan en el inodoro en un ángulo de 90°. Esta posición hace que un músculo del esfínter en forma de serpiente "pellizque" el intestino y que las deposiciones sean más difíciles. Basta con colocar un pequeño taburete delante del inodoro e imitar la posición de cuclillas natural de 35° para que las deposiciones tengan lugar rápida y cómodamente.

4. Mal olor

Si quieres eliminar rápidamente los malos olores del inodoro y no tienes aromatizador a la mano, puedes encender un fósforo o cerillo. Cuando el fósforo se quema, se crea un fuerte olor a azufre, que cubre muy eficazmente otros olores.

5. Aburrimiento en el baño

¿No hay revistas o periódicos en tu casa? Coloca dos ganchos adhesivos en los azulejos para poder sujetar tu tablet. De esta forma puedes seguir viendo tus videos favoritos mientras estás en el baño.

6. Inodoro obstruido

Si no tienes una bomba para desatascar la taza de baño, haz la prueba con el siguiente truco: pon una buena porción de detergente en un bol y llénalo con agua tibia. Después activa la descarga de agua en el inodoro y la obstrucción se disolverá lentamente.

7. Cerradura rota

Este truco solo funciona en puertas viejas. Sin embargo, si te encuentras con una cerradura en la puerta de un cuarto de baño que ya no se cierra normalmente, puedes atravesar una llave larga por el pestillo. Esto evitará que tengas un encuentro involuntario con alguien que está en el inodoro.

8. Cuando se rompe el soporte del papel higiénico

Si el portarollos de papel higiénico está roto, un bolígrafo puede salvarte del apuro. Simplemente sujétalo junto con el rollo de papel higiénico en los huecos del soporte original.

Estos 8 trucos secretos te evitarán muchas situaciones desagradables y te facilitarán tu estancia en el baño. Así que recuerda: de ahora en adelante, los utensilios como la botella de detergente, el taburete y los fósforos tienen que estar en el baño.

Comentarios

Más de Nolocreo