Cómo poner límites a tus hijos sin decir la palabra "no"

De tanto escucharlo, muchos niños seguramente deben pensar que su nombre es "No". Los padres repiten esa palabra tan a menudo que con el tiempo pierde su fuerza. En este artículo te mostramos 6 frases que son una buena alternativa a la monosilábica negativa y que sirven incluso para niños mayores. 

Consejos de crianza: poner límites sin decir "no". 

Los expertos en educación y pedagogía confirman que los niños necesitan límites. Los límites dan a los niños una orientación y apoyo. Por ese motivo, los padres deben muchas veces prohibir ciertas cosas aunque no les resulte fácil. 

Sad Eliza

Decir "no" es una de las formas de comunicación más importante durante la crianza. Sin embargo, la palabra puede ser problemática dependiendo de la edad de los niños: 

  • Niños pequeños: hasta la edad de dos años los niños no entienden las negativas. Cuando, por ejemplo, les decimos "no vayas al auto", escuchan "ir" y "auto". Más extremo es cuando los niños son muy pequeños y todavía no comprenden las relaciones de causa y efecto. Les divierte escuchar "no" (y los padres, equivocadamente, piensan por esto que sus niños son insolentes) simplemente porque sus acciones desatan una reacción en sus padres. 
  • Niños en edad de jardín de infantes: en este caso, es importante no confundir a los niños a través de explicaciones largas y, en cambio, comunicarles mensajes claros. Sin embargo, un simple "no" puede resultarles demasiado abstracto. Es posible que reaccionen a la palabra pero que no entiendan el contexto de la prohibición o de la regla. 
  • Niños mayores: a medida que se van haciendo mayores, los niños van construyendo su propia opinión. Quieren comprender, pero también quieren ser respetados. Con un simple "no" se sienten rechazados y pueden reaccionar con terquedad. 

6 alternativas al "no" 

La situación de los padres parece estar entre la espada y la pared: por un lado necesitan poner límites, pero por el otro la palabrita "no" no parece ayudar demasiado. Por eso, es necesario recurrir a algunas alternativas: 

1. "¡Detente!"

A veces simplemente ayuda reformular el "no" de manera tal que surjan mensajes más concretos, como por ejemplo "detente", "aléjate" o "déjalo". 

2. "¡Mira eso!"

Los niños pequeños viven en el aquí y ahora: todo lo que descubren ejerce sobre ellos un magnetismo irresistible. Por eso, distraerlos puede ser una estrategia muy efectiva para lograr que dejen de hacer algo prohibido. En el caso de niños más grandes, una fórmula igualmente efectiva puede ser "¡dame una mano con esto!", ya que por lo general muchas de sus acciones (negativas) son producto de su aburrimiento. 

Mom

3. "Primero comemos, luego te doy el postre".

Si tu hijo o hija muere por algo dulce antes de haber comido una comida nutritiva, puedes explicarle que, luego de poner juntos la mesa y de comer, podrá elegir una porción extragrande de postre. De esta forma alcanzarán ambos el objetivo. 

4. "Por favor, búscate algo para abrigarte".

Puedes lograr una mayor receptividad de parte de tus hijos a través de formulaciones positivas y llenas de aprecio. Di a tus hijos lo que tienen que hacer y no lo que no tienen que hacer. En situaciones con un cierto margen para negociaciones, es preferible ceder un poco en algunos aspectos y buscar acuerdos beneficiosos para los dos. 

"Cheeeese!!!"

5. "¡Eso duele!". 

Las explicaciones concisas ayudan a que las reglas sean entendidas y respetadas. Muchas cosas que nos parecen sentido común no son para los niños tan claras (por ejemplo, que el vidrio se rompe fácilmente o que las calles son peligrosas). 

6. "¿Y por qué no?".

En el 90% de los casos los padres prohíben cosas simplemente como un reflejo. Tomar conciencia de esto puede ser muchas veces liberador. ¿Por qué no dejar que nuestros hijos salten sobre un charco? De cualquier manera vamos a poner su ropa inmediatamente en la lavadora...Y, además, un "eso no se hace" del que no estamos convencidos tampoco convencerá a nuestros niños. Por eso, a veces es preferible reflexionar acerca de qué límites son realmente necesarios y cuáles no lo son. 

雨降り

 

Estas 6 alternativas al "no" pueden ayudarte a comunicar los límites necesarios de una manera eficaz y al mismo tiempo relajada. Además de la elección de las palabras, también es necesario emplear el tono y la expresión facial correcta. Y, por supuesto, que haya alternativas no significa que la palabra "no" esté rotundamente prohibida. 

Por suerte, la crianza no es solamente disciplina y malhumor. En este artículo, 15 padres comparten sus momentos más graciosos con sus hijos

Fuentes: eltern, christopher-end

Imágenes en miniatura: ©flickr/John Benson ©flickr/Bradley Gordon

Comentarios

Más de Nolocreo